dimarts, 1 de març de 2011

DISSETENA CONCENTRACIÓ. PER LES NOSTRES VÍCTIMES.










Em dic LLUÍS SERRA I GIRIBERT i sóc fill de Manresa des de l'any 1903, però vaig créixer a l'Horta de Sant Joan. Bon home, idealista, generós, obert i afable així em qualificaven els meu coneguts i així volia ser. Militant del PSUC, vaig ser alcalde d’ El Prat de Llobregat fins que vaig decidir anar-me al front a lluitar per la República. Vaig estar al camp d'aviació de Reus per això vaig tenir l'oportunitat de fugir quan entraven les tropes franquistes. No vaig voler, tenia una dona i un fill de pocs mesos en el meu cor. Vaig ser detingut, com ja sabia que passaria, però el meu càlcul de 30 anys de condemna va ser erroni i em van afusellar un 18 de novembre de 1939 al Camp de la Bota.

Al meu consell de guerra diuen que em vaig rebel·lar, i sí, ho vaig fer, però no com ells volen fer creure, em vaig rebel·lar tota la vida contra la injustícia i vaig lluitar fins a l'últim moment contra el feixisme, contra els colpistes. I encara avui em rebel·lo a través del meu estimat fill Lluís contra la manca de justícia, per mi i per tots els que van patir la repressió franquista i que ens demanem: fins a quan?



Soy FAUSTINO CRUZ, miembro de las Juventudes Socialistas Unificadas y defensor de la República. Fui encarcelado junto a mi hermano, su mujer y su pequeña Paquita en la cárcel de Uclés. Las condiciones eran tan pésimas que mi cuñada murió y mi único pensamiento era para mi hermano y mis sobrinos. Siempre le decía que si oía su nombre en la lista para fusilar que no se moviera, que yo iría en su lugar, no lo hubiera dudado, pero mi nombre sonó primero.

Formo parte de una familia luchadora, masacrada por el fascismo, de la que me siento muy orgulloso. Yo no puedo creer como es posible que los crímenes de la dictadura fascista no hayan sido juzgados y que nuestros juicios no hayan sido anulados, y me pregunto hasta cuando va a durar esta impunidad. ¿Hasta cuándo?




Me llamo PAQUITA PUNTEROS LÓPEZ, pertenezco a una familia golpeada muy duramente por el fascismo. Fui encarcelada con mi niña tan pequeña y sólo tenía pena por ella. Mi marido y mi cuñado también estaban en la misma prisión. Las condiciones tan terribles en las que nos encontrábamos, hambre, falta de higiene, hacinamiento, hizo que enfermara y que no pudiendo resistir más mi cuerpo, tuviera que rendirme. En realidad mi muerte no deja de ser un asesinato. Yo no debería haber estado allí, no era culpable más que de estar al lado de los míos defendiendo la legalidad de la República que tantas esperanzas traía para las mujeres. Lo destrozaron todo, vidas, ilusiones, familias, futuro, libertades… y nadie les ha hecho rendir cuentas por sus crímenes ¿hasta cuándo?



Me llamo EUDALDO SERRANO RECIO, soy natural de La Torre de Esteban Hambrán, Toledo, y nací en enero de 1903. Amo la música, el teatro y a mi pueblo, por eso creé varios grupos artísticos allí. Fundé el PSOE y el sindicato obrero en La Torre. Fui concejal en el 31 y Teniente de Alcalde en el 36 por el partido socialista. Impulsé la reforma agraria e hice construir las actuales escuelas, que hoy en día llevan aún el nombre de un franquista. Pertenecí al cuerpo de Carabineros durante la guerra y en abril del 39 fui detenido en Madrid, encarcelado y condenado a pena de muerte en un consejo de guerra de una dictadura fascista. Me fusilaron el 6 de marzo de 1941. Los que me condenaron y asesinaron no han sido juzgados, mi juicio no ha sido anulado, mi familia represaliada y exiliada pide justicia en mi nombre. Yo pido justicia en nombre de todos los antifascistas y como socialista pregunto a los que militan en las siglas de mi partido ¿Hasta cuándo?



So tiña 27 anos e tres fillos moi pequenos cando me asasinaron. Chámome JUSTO MOURE GIRÁLDEZ. O meu delito para os golpistas ser tenente de alcalde polo partido socialista en A Cañiza, Pontevedra. Eu non entendín nada o día que ingresei na cadea, non entendín nada o día do meu xuízo, non entendín nada a tarde do 31 de outubro de 1936 cando fun fusilado xunto os meus compañeiros Antonio, Tirso e Xesús no Castro de Vigo. Non entendín nada porque simplemente era inocente. Fun xulgado polos culpables de roubarnos a democracia pola forza do terror.

Eles nunca foron xulgados polos seus crimes e a farsa de xuízo que me fixeron aínda non foi anulado. Ata cando?



Soy MANUEL BARREIRO REY, Auxiliar de Oficinas y Archivos de Marina y marino del buque Cervera, en el que resistimos la sublevación militar del Arsenal de Ferrol durante tres días, hasta que fuimos bombardeados por la aviación de Marín. Después de la rendición fui encarcelado siendo el único incomunicado durante tres meses. Tenía 23 años. Tras dos años de prisión el 20 de julio de 1938 fui juzgado junto a 63 compañeros en un sumario de casi 3000 folios, por un Consejo de Guerra Militar y acusado en solitario de promotor de la rebelión en mi buque. El Consejo de Guerra, sin las debidas garantías, ni derecho a defensa, duró 5 días y me condenaron a Pena de Muerte. Tras nueve meses más de cárcel y poco antes de mi 26 cumpleaños, fui fusilado el 14 de marzo de 1939 en La Punta del Martillo, espigón del Arsenal Militar de Ferrol. Mi padre pudo recuperar mi cuerpo y darme sepultura. 71 años después, mi juicio no ha sido anulado. Mi familia sigue pidiendo justicia. ¿Hasta cuándo?



Mi nombre es Jerónimo Riera Álvarez, nací en La Felguera, Asturias. Pertenezco a la CNT-FAI, soy electricista y desde el día 11 de mayo de 1938, en que fui asesinado, tengo 42 años. Intenté huir a Francia por mar cuando Asturias ya estaba perdida. Todo fue en vano. Fui capturado y conducido al campo de concentración de Camposancos, en Pontevedra, donde fui identificado y trasladado a Oviedo, sometido a un consejo de guerra de un estado fascista e ilegal que me condenó a muerte. Siempre fui un luchador. No pudieron doblegarme. Mis hijos fueron educados en el exilio en mis ideas. Mi familia pide justicia para mí, yo la pido para mis compañeros. Nadie ha pagado por los crímenes del franquismo, sus mentiras fascistas siguen en pie en sus consejos de guerra y ya han pasado siete décadas ¿Hasta cuándo?



Vaig ser detingut a la Bretanya francesa l'agost de 1940 per la Gestapo, lliurat a les autoritats franquistes i portat a Madrid on vaig ser torturat i més tard traslladat a Barcelona on un tribunal que no podia tenir el meu reconeixement, ni el de cap demòcrata, em va condemnar a mort. Allò que ells consideraven el meu delicte era el meu orgull, ser president de la Generalitat de Catalunya, haver estat escollit democràticament pel meu poble. Em van assassinar una matinada del 15 d'octubre de 1940 al Castell de Montjuïc i l'ultratge que suposa les injúries que consten al meu consell de guerra encara estan vigents. Vaig morir per Catalunya, però no per la impunitat dels colpistes opressors del meu poble, impunitat que nega l'anul·lació del meu judici. Fins a quan?

No oblideu: Tornarem a lluitar, Tornarem a sofrir, Tornarem a vèncer!




Em dic JOSEP FORTUNY I TORRENS i sóc fill de Mollet del Vallès. Vaig néixer el 25 d'octubre de 1902 i em van assassinar el 16 de juliol de 1939. Sóc un republicà compromès amb la llibertat de Catalunya, militant d'Esquerra Republicana i l'últim alcalde republicà del meu poble. Amb l'entrada dels feixistes a Barcelona vaig haver de creuar la frontera patint l'horror del camp d'Argelès. Les mentides franquistes em van fer tornar perquè no havia fet gens més que treballar com a servidor públic d'un estat democràtic. A la meva tornada els feixistes i l'església m'ho van prendre tot, el patrimoni, la meva estimada família i la vida. Els meus assassins i els que van vessar al Camp de la Bota la sang de 1717 antifeixistes, aquells no han estat jutjats, ni la seva dictadura tampoc. El judici il·legal que em van fer no ha estat anul·lat.

Els que m'estimem, que mai han deixat de lluitar per mi, i jo mateix, hem complert 71 anys d'impunitat franquista i democràtica. I em pregunto: Fins a quan?



Sóc en JOSEP GINÉ I ESTIVILL i la meva història és la de molts assassinats per l’aparell franquista a Tarragona. Sóc fill d’Els Guiamets on vaig tornar acabada la guerra i on vaig ser denunciat, detingut, torturat i finalment empresonat a l’antiga fortalesa romana, per on ara passeja la gent aliena a tot el nostre patiment, per què no està marcat com lloc de memòria. La meva farsa de judici va durar una hora i en aquest temps van dictar cinc condemnes de mort. Vaig ser afusellat el 19 d’octubre de 1939 al Mont de l’Oliva amb 44 companys més. Ho sento de tot cor per la meva dona que va morir cinc dies després, per la meva filleta que ho va fer als dos mesos i pels meus cinc fills petits que van quedar orfes.

No vaig fer res per a ser jutjat per un tribunal il·legal, no vaig fer res per no merèixer justícia avui. Aquell vil judici continua vigent: Fins a quan?


Mi nombre es Narciso Crespo Lozano, sólo tengo 19 años, y soy originario de Morés, Calatayud. Soy comerciante. Mis ideas progresistas de justicia social molestaban a algunos de mis vecinos que no dudaron en denunciarme tras el golpe de estado del 17 de julio. Me apresaron y encarcelaron. Mi pobre madre, cuyo sufrimiento aún me acompaña, venía todos los días a preguntar por mí sin encontrar respuesta, hasta que tres días después de mi desaparición las balas fascistas acabaron con su vida. Se me olvidaba comentarles que un 10 de agosto de 1936 me pasearon, me asesinaron. Con esta oscuridad no reconozco el lugar, en esta fosa común, donde podrían haber hasta 2000 compañeros, se comenta que estamos en el Barranco de Bartolina, Calatayud.

Mi madre no me encontró, pero mi familia me sigue buscando porque quieren hacerme justicia. Sólo eran 19 años de ilusión y de ansía de libertad y toda una vida por delante, para construir un mundo mejor, robada a punta de fusil. Un día nuestros huesos cansados de esperar justicia saldrán a la luz y preguntarán a aquellos que nos niegan la verdad y la reparación ¿hasta cuándo?



Me llamo Petra Lozano Forcen, tengo 50 años y soy aragonesa. Soy una madre herida en los más hondo de mi corazón por la pérdida de mi hijo Narciso, asesinado por los fascistas por desear un mundo mejor para todos. Cada día iba a preguntar por él allí donde lo tenían cautivo, hasta que una mañana me dijeron que me iban a llevar con él. No sé si me llevaron al mismo sitio donde le robaron la vida, pero en ese lugar me mataron un 13 de agosto de 1936. Mi cuerpo está en la fosa común del cementerio de Ricla, en Calatayud, pero no descansa allí, ni lo hará en ningún otro sitio, hasta que haya justicia para mi hijo y para todos los que compartieron nuestra siniestra suerte. Ya ha pasado demasiado tiempo de espera insoportable y no dejamos de preguntarnos por qué y hasta cuándo.



Mi nombre es JUAN LÓPEZ DE GAMARRA OROZCO, soy malagueño y nací un 9 de diciembre de 1886. Era practicante y Secretario del Comité de la Agrupación Socialista en Antequera, donde vivía con mi mujer y mis hijas. Cuando los golpistas atacaron nuestra República me movilizaron como sanitario en el Hospital de sangre a donde nos trasladamos toda la familia. Intentamos escapar ante la entrada inminente de los fascistas, pero no lo conseguí. Fui detenido, encausado, juzgado y el 14 de marzo de 1937 fui asesinado. 28 compañeros más fueron fusilados ese día tan fatídico para mi familia. Me robaron a mi mujer, a mis hijas y a los nietos que no conocí. Me juzgaron unos indeseables porque trabajé para salvar vidas. Por supuesto que no reconozco ese juicio, ni esos tribunales, ni sus sentencias, que sólo han causado sufrimiento a los míos. Mi esposa pudo recuperar mi cuerpo sacándolo ella misma de la fosa donde yacían mis compañeros.

73 años después, ese dolor perdura, como el de los familiares de los más de 4400 asesinados de la fosa de San Rafael. Jamás se me ha hecho justicia, jamás se ha encausado a los traidores a la República, mi juicio no ha sido anulado. ¿Hasta Cuándo?




Me llamo PEDRO AGUAYO DELGADO y defendí a la República contra el fascismo, lo hice para defender a mi familia del horror de la guerra provocada por unos golpistas. Cuando sufrimos la amarga derrota aún no habría acabado el sufrimiento para los míos. Fui detenido, encarcelado y sometido a un consejo de guerra en Córdoba, en un mundo al revés, donde los culpables hacían rendir cuentas a los inocentes. Humillación y penurias en prisión y al salir nos esperaba el hambre y la etiqueta de rojo cerrándonos el paso. Pude ver llegar lo que dicen es la democracia, pero no pude ver de nuevo la de verdad, la República, por la que mi sobrino dio su vida en el frente. El juicio que me hicieron no ha sido anulado, seguramente si hoy hubiera un gobierno republicano esta injusticia no existiría y no tendría que preguntarme ¿hasta cuándo?




Mi nombre es JOSÉ FERNÁNDEZ BERNETE, desde que no voté por el cacique de mi pueblo entré en una lista negra, una de esas listas con las que se aplicó la represión y la muerte a partir del golpe de estado fascista. No eran listados improvisados sino que se venían gestando desde el mismo día de la proclamación de nuestra República e incluso antes. Dicen de mí que era un buen hombre y eso intenté ser toda mi vida. Sobreviví a los bombardeos, al hambre y a la pena de ver a mis nietos padecer lo mismo. Al volver a mi pueblo cordobés de Silillos sólo me encontré las paredes de mi casa, me lo habían robado todo. No conformes con eso, me detuvieron, encarcelaron y me juzgaron.

¿Cómo pudo ser posible que nadie viniera a salvarnos de esa locura? ¿Cómo puede ser que todavía sigamos en las listas de aquellos que desde siglos nos han estado oprimiendo? ¿Cuánto más puede durar esto? ¿Hasta cuándo?




Me llamo JOSÉ BARAJAS GALIANO y soy natural de Huelma en la provincia de Jaén. Nací el 11 de abril de 1916, mes republicano, como yo. Heredé de mi padre sus ideas socialistas y llegado el momento de defender nuestra República no lo dudé un segundo, no nos podían quitar lo que el pueblo había decidido en las urnas. Luché contra el fascismo pero este nos ganó la partida y acabé formando parte de un Batallón de Trabajadores o lo que es lo mismo, siendo un esclavo del franquismo. Vi enfermar y morir de hambre y frío a compañeros que no pudieron resistir más aquel tormento. Ellos no han recibido justicia, los supervivientes tampoco, no nos devolvieron aquello por lo que luchamos y no hemos tenido el reconocimiento de nuestro sufrimiento ¿hasta cuándo?



Me llamo FRANCISCO BARAJAS, soy de Huelma, Jaén. Socialista desde mi juventud, de la que recuerdo como acompañaba a Pablo Iglesias en los mítines que daba en nuestra provincia. Eduqué a mi hijo en mis ideas y fue un firme defensor de las mismas. Tenía mis olivos y mi república y soñaba un futuro para mi hijo, pero los golpistas hicieron de mi José un esclavo de Franco y de mi uno más de los cientos de miles que sufrieron sus cárceles. Cuánta hambre, cuánto frío, cuánta miseria, enfermedad y muerte. Allí dicen que perdí el juicio y que sólo reía en mi desesperación. Al salir en libertad no pude reencontrarme con el hombre que fuí, honesto, bueno y cabal, ni tan siquiera podía comer sólo, me convirtieron en un niño viejo y derrotado. Todo el cariño derrochado de mi familia a espuertas, de mi hijo con lo que tuvo que sufrir, de mis nietos que me regalaban sus caramelos, todo eso no pudo rescatarme de ese pozo donde me hundió el fascismo. Y aquí me encuentro todavía perdido, sin respuestas, sin justicia, sin reparación ¿hasta cuándo?




Me llamo AGUSTÍN LÓPEZ ALVÁREZ y soy de Órgiva, Granada. A los 9 años ya aprendí lo que era trabajar y ser explotado. Supe que lo único que nos sacaría de la miseria era la educación y con mucho sacrificio fui a la escuela. Más tarde me afilié a las Juventudes Libertarias donde me formé políticamente. Tras el golpe de estado fascista luché en el ejército republicano y siendo teniente, y estando herido, fui hecho prisionero. Estuve en un campo de concentración y en varias prisiones. En 1942 fui juzgado por unos tribunales ilegales de un estado ilegal y condenado por rebelión ¡qué cinismo! Me asesinaron con 28 años, un 22 de mayo de 1943 en Granada, dejando mujer y un hijo al que siempre he añorado.

Defendí la legalidad democrática ¿y qué he recibido a cambio? Mis asesinos no han sido juzgados, su dictadura tampoco y mi juicio no ha sido anulado. ¿Hasta cuándo?




Demà passat és el dia d’Andalusia i nosaltres volem fer un homenatge a tots els represaliats andalusos que representaven la lluita per una terra de progrés, d’emancipació, la rebel·lió contra la injustícia del caciquisme, la repressió de l’oligarquia i d’una església fosca i plena de superstició al servei del poderós. Andalusos com l’Agustín López, el José Barajas, el Juan López de Gamarra, el Pedro Aguayo, el José Fernández que acaven de parlar a través de la veu dels seus familiars. “Andaluces, levantaos, pedid tierra y libertad” va escriure Blas Infante en el seu himne d’Andalusia, ell, pare de la pàtria andalusa va dir: "Mi nacionalismo, antes que andaluz, es humano. Creo que, por el nacimiento, la naturaleza señala a los soldados de la Vida el lugar en donde han de luchar por ella. Yo quiero trabajar por la Causa del espíritu en Andalucía porque en ella nací. Si en otra parte me encontrare, me esforzaría por esta Causa con igual fervor."

Després del cop d’estat feixista diversos membres de la Falange li van detenir a la seva casa de Còria del Rio, Sevilla, i va ser “paseado”, afusellat amb dos detinguts més, l'11 d'agost, en el quilòmetre 4 de la carretera de Sevilla a Carmona. Les seves darreres paraules abans d’èsser assassinat van ser: "¡Viva Andalucía libre!"

Quatre anys més tard el Tribunal de Responsabilitats Polítiques, creat després de la guerra, li va condemnar a mort i als seus hereus a una multa econòmica, segons document de 4 de maig de 1940 escrit a Sevilla: [...] porque formó parte de una candidatura de tendencia revolucionaria en las elecciones de 1931 y en los años sucesivos hasta 1936 se significó como propagandista de un partido andalucista o regionalista andaluz.

En la seva memòria i com homenatge als milers de dones i homes que van ser represaliats, als més de 47000 assassinats pel franquistes a Andalusia, llegirem aquest poema del company Manuel Álvarez




Blas Infante

¡Te dejaron morir,
como a un perro abandonado!
amigas de escapulario
y crucifijos de marfil.

Encontrar a un hijo tirado
encogido y de perfil
con el gesto horrorizado,
sin las uñas de las manos
de arrastrarse para huir
y lentamente morir desangrado.

Es lo que quisisteis para él.
y lo que querríáis para mí.

Las que nunca fueron madres
no saben lo que es sufrir.

Llamáis al cristo, redentor
Pues sí, el si que lo salvaría.
No creo que del hijo de dios
sea su ejemplo el que os guía.
Tenéis instinto predador,
lo mismo que esa jauría
asesinos de obreros,
y de intelectuales de valía.

Quién asesinó a Blas infante
¿por pregonar la Autarquía?

Mirar sor limosna y rezo,
para amar a Andalucía
hay cosas con más peso
que encerrarse todo el día
adorando santos de yeso.
Que el amor por Andalucía
luchar, por la dignidad del pueblo,
es lo que Blas infante hacia.

Cuál es vuestro sueño acariciado,
el que os motiva a vivir,
un dios que está en otro lado
y que jamás paso por aquí.
Si vivió fue en otro tiempo,
también a él le tocó morir
junto al pueblo y marginado.
Los curas del sanedrín
lo entregaron a un soldado,
invasor, igual que aquí!
Es lo que quisisteis para él,
es lo que querríáis para mí.

Burdeles de la nobleza
Éxtasis de la razón
Dureza del corazón

Poema llegit pel company del Foro por la Memoria de Huelva Félix Ramos, present a Barcelona per una investigació sobre les foses de l'antic protectorat de l'estat espanyol a Marruecos, a Tetuán i Larache, perquè com ell ens va dir, si oblidades estan les víctimes del franquisme al territori de l'estat espanyol més encara aquelles que es troben fora de les seves fronteres.



Gracias a la invitación de la Mesa de Catalunya, porque todos estamos aquí para lo mismo, para exigir verdad, justicia y reparación

Nuestro objetivo es que los crímenes contra la humanidad cometidos por el régimen franquista deben recibir el mismo tratamiento que los crímenes contra la humanidad perpetrados por el nazismo. Y es de aplicación la legislación emanada de los juicios de Nuremberg, ya que la legislación internacional de los derechos humanos recoge el derecho a saber de las familias y de las sociedades, el derecho a la justicia y la obligación del estado a impartirla, la reparación moral y económica y el respeto a las ideas de los fallecidos. En estas líneas entendemos que la justicia no es una petición de gracia hacia el estado sino una exigencia para garantizar que el estado español respete los derechos humanos y la lucha contra la impunidad. En nuestra exigencia de justicia somos partidarios de la anulación de todos los actos jurídicos del franquismo incluidos todos los procedimientos sumariales, militares y civiles y administrativos. La depuración e incautación de bienes instruidos por este régimen contra los opositores políticos, la investigación de secuestros de niños, así como también la anulación de la Ley de Amnistía de 1977, la base jurídica que sustenta la impunidad de los crímenes y de los criminales franquistas junto a la llamada ley de memoria histórica del año 2007, ya que el franquismo fue un régimen ilegal que se impuso a través de un golpe de estado militar contra un régimen democrático, y la represión y exterminio masivo de sus defensores se extendió en el tiempo incluso más allá de la muerte del dictador.




Totes les víctimes del feixisme, tots els lluitadors antifeixistes represaliats pel franquisme són les nostres víctimes. Tots nosaltres, els hereus d’aquestes persones, som víctimes de la dictadura perquè sentim el seu dolor i la necessitat de justícia, que ha passat de generació en generació superant el silenci i la por. Pors o indiferència que els diversos governs no han volgut que superi una societat, disposada en molts casos, a solidaritzar-se amb moltes causes conseqüència de la violació dels drets humans, mentre passa de puntetes sobre la seva pròpia història de terror, que no es pot soterrar perquè encara és viva.

La Transició, per la que encara transitem, va oblidar els nostres familiars i amics, i a tots nosaltres, molts del quals no van ser víctimes pasives sinó que van lluitar contra la dictadura i ho continuen fent. Aquesta transició va oblidar la legalitat democràtica republicana i va adoptar com seva aquesta monarquia constitucional hereva del règim que van imposar els feixistes. Es va oblidar dels drets humans i sota una fictícia reconciliació, on els vençuts tornaven a perdre i els colpistes no havien de passar comptes pels seus crims, tot caminava cap l’oblit d’una gent lluitadora, que va patir totes les formes d’injustícia i horror imaginables. Aquesta transició, que encara transita per sobre de les nostres ferides no tancades, va camí, si no hi ha un canvi de rumb, d’una democràcia fictícia que no voldrà fer justícia a milers de ciutadans d’aquest estat, farts d’esperar, escenificant, com fins ara, la seva manca de maduresa.

El genocidi no reconegut dels nostres antifeixistes ens porta a lluitar amb tota la nostra empenta pels seus drets, per això estem cada mes a la plaça de Sant Jaume demanant: Veritat, Justícia i Reparació, i l’anul·lació dels judicis del franquisme. Judicis il·legals, de tribunals il·legals, d’un estat il·legal, no ens cansem de repetir-ho, que va gosar representar farses de judicis fent seure a la banqueta dels acusats els innocents, defensors de la legalitat democràtica, opositors legitimats a la dictadura, en una tragèdia humana de la que encara patim les conseqüències.

Totes les víctimes són nostres, però al nostre pensament portem unes de molt especials, els nostres familiars, els nostres companys i companyes. Aquestes víctimes són les protagonistes d’aquesta concentració, són part de la nostra història personal que volem compartir amb tots vosaltres. Han passat, en alguns casos, 7 dècades i encara hem de continuar exigint justícia pels vius i pels morts, que ja no poden aixecar les seves veus més que a través de les nostres. Les farem volar molt alt, serà un clam de justícia, ho farem ben fort i sense repòs, i quan ens quedem sense veu, llavors, cridarem amb el cor.

Elles, les víctimes, es pregunten fins a quan continuarà la impunitat del franquisme. Nosaltres, les víctimes, exigim que aquesta s’acabi, ja!

Punt i final a la impunitat. Veritat, Justícia i Reparació. Anul·lació judicis franquisme.